ANÁLISIS: Lords Of The Fallen

Por Daridol del Sáidin

Después de mucho
tiempo de espera y tras haber hecho mi pre-compra hace semanas, llama el
cartero a casa, le abres la puerta con la misma ilusión que lo hacías la mañana
del 6 de enero; abres el paquete y ahí esta, el deseado LORD OF THE FALLEN para
mi casi virgen PS4.
Abres la caja del juego, la hueles…maldices que
ya no tengan manual de instrucciones físico. Lo preparas toso: tele,
auriculares, pones una sola luz, echas un poco las cortinas…pones Internet y
decides finalmente a meter el Blu-Ray en tu consola, con los nervios de las
primeras veces…y “clin”, mensaje de que una actualización va a ser
descargada…hasta que te das cuenta de que…pesa casi 5 GB ! vamos, que mas
bien casi es un juego nuevo…
Desesperado ojeas el triste cafetín del juego,
mientras ves que al ser la edición coleccionista incluye un CD con la banda
sonora…¿en serio, un CD?, le pregunto a mi madre por mi disc-man…me mira
raro, sabe de sobra que pese a que ella me lo regaló con toda la ilusión de una
madre, tuve que empeñarlo para adquirir mi primera Playstation.
Una vez ya finalizado el juego, me encuentro con
una mezcla de sensaciones muy rara; me ha gustado mucho la tan nombrada
kinestetica (sensación de peso de las armas y equipo) muy similar a Dark Souls,
al cual copia tanto en su sistema de batalla como en lo de acumular almas como
en el cuento de la “cigarra y la hormiga” para perderlas en un
instante…
Tanto las armas y el equipo son muy variados y
algo menos oscuras que en el famoso Dark Souls pero con un diseño en ocasiones
sublime, lo fliparas con algunos escudos. 
El sistema de magias está bastante limitadito, y serás
un autentico experto en unas pocas horas, pero su uso es mas el de un Hack and Slash
al uso, y pierde bastante el sentido táctico de cualquier RPG que se precie.

La dificultad es elevada, y te hará recordar en
momentos a su queridísimo Dark Souls en cuanto te acorralen dos o más enemigos
y recibas palos mientras intentas una y otra vez tu “inútil”
croqueteo por el suelo. La ambientación es espectacular, pero ni se asemeja a
lo vivido en la Alfa del Bloodbourne de From Software…ni lo pretende.
Tendrás que tomar algunas decisiones chungas
durante el juego, que tendrán algo de mas peso que las de Mass Effect…normal,
por otro lado;
Lo malo del juego, no es poco…empezamos con la
DURACIÖN, apenas 30 horas para un juego de este calibre es algo insuficiente, y
lo que mas molesta es lo “tramposo” que es el juego, y no en cuanto
al sistema del mismo, si no a los escenarios! apenas 4 escenarios conectados
entre si, que tendrás que recorrer y aprenderte de memoria, pues iras
desbloqueando zonas y usando llaves posteriormente adquiridas (me evito el
manido chiste de que no puedes abrir una puerta de madera mohosa al no poseer
la llave de turno y sin embargo portar una maza con daño de fuego al hombro de
algo mas de 15 Kg de puro acero valkirio…), un poco al estilo del Primer
DEVIL MAY CRY, en el mismo castillo pero diferentes plantas…

Otro mal que arrastramos ya desde la pasada
generación es la decisión de poner un tamaño de letra minúsculo en todos los subtítulos,
ya que desgraciadamente no se encuentra doblado al castellano; y pese a la
actualización de 5 GB anteriormente comentada, el juego esta roto…bugs
inusuales, enemigos que salen volando al tocarlos ya una vez muertos, poping
insufrible y unos dientes de sierra propios de la PS2, a veces se cierra la aplicación
y se cierra el juego, caídas de frames cuando hay varios enemigos en pantalla,
o incluso se pierde la voz de los personajes en algunos tramos del mismo….muy
poca variedad de enemigos “masilla” y encima se atreven los
desarrolladores a darte un TROFEO si matas a un tipo de cada enemigo…¿en
serio? ni que fuese un juego de Ubisoft…
Al poco de empezar descubriréis y conseguiréis un
TROFEO guiño al Dark Souls, pero no os lo quiero espoilear.
Una cosa que me encanta de el final, a parte de
que la historia no esta tan mal, y no es SPOILER, es que comentan todas tus
decisiones y acciones en plan “fue mas un guerrero que un erudito, pues no
quiso nunca empaparse de todo conocimiento pese a tenerlo al alcance de su
mano” (si no te has cogido todos los archivos del juego) y ya a posteriori
he leído que si matas a los JEFAZOS de determinada forma, obtienes sus armas únicas(
recuerdo las decenas de intentos para cortarles las colas a las gárgolas del primer
campanario del Dark Souls) pero muy poco intuitivo y con una falta de epicidad
asombrosa.
Mi opinión es que es un Dark Souls “wanna
be”, que solo servirá para, en parte, saciar un poco las ansias de espera
de la famosa obra de From Software que saldrá bien entrada la primavera del
2015…y se hará invierno de nuevo en nuestros corazones….bendigamos al sol !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *